Logo Congreso

Lloraré nuestras realidades

Este dibujo-collage, está hecho de cosas que contaminan nuestro planeta, también creo que es importante conectar todo el daño con la moral de cada persona, el egoísmo que vivimos día a día, ya que la culpa no es de una sola persona, es de todas las personas que contaminan nuestro medio ambiente o su entorno. Me gusta relacionarlo con una cara triste, esta cara puede representar a la naturaleza o a las siguientes generaciones, viendo el daño que se está causando y que cada día las cosas son aún más evidentes, que ya no es solo investigar de productos que destruyen día a día los árboles o las cacerías ilegales que hacen las personas, ya es nuestra agua, las aguas de nuestras tuberías cada vez son más sucias, el aire que respiramos es cada vez más denso y ver el sol puede convertirse en todo un reto. Mi trabajo habla de eso, de cómo evidentemente somos el enemigo más grande de todas las especies conocidas y a la par de destruirlas nos destruimos a nosotros y nosotras también, nos damos cuenta que los recursos se nos van a acabar por la explotación, nos damos cuenta que cada vez más nuestras aguas están más contaminadas que antes, nos damos cuenta de muchas cosas pero no de las que verdaderamente importan, la cara que dibujé además de estar triste, también está decepcionada y todos los días se pregunta a sí misma que es lo que realmente nos hace ser humanos, todos los días se cuestiona y todos los días ve cómo todas estas cosas están causando nuestro cambio climático. Mi cara está confundida y no sabe muy bien que puede hacer, lo único que sabe es que le gusta oler las flores y ver bellos colores en todas partes, no sabe qué hacer, lo único que sabe es que esto acabará pronto.

Jiménez Camacho Daniela - Lloraré nuestras realidades - CLMNTK_19 2

Colegio Madrid A. C. (México)
4° ESO
Daniela Jiménez Camacho

 

Publicado en Debuxos | Etiquetado , , , | 1 Comentario

One Response to Lloraré nuestras realidades

  1. José Ochoa di:

    Ya las lloramos, ya. Lo importante quizá sea presionar para que los beneficiarios del estropicio estúpido reaccionen. Tandremos que obligarles democráticamente, o lo hará la Madre a guantazos

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *