Logo Congreso

Todo mal

En este pequeño relato expongo mi punto de vista, es una pequeña visita a lo que pasa por mi cerebro cada vez que pienso sobre lo que está pasando con nuestro planeta, y así mismo trató de retratar a las demás personas que se encuentran en una posición como la mía, clase media medio alienada.

El mundo está perdido, las costas llenas de basura, los polos derretidos, los animales y humanos hambrientos y muriendo por igual y todo causado por este fenómeno humano llamado cambio climático, las cosechas ya no rinden igual que antes debido al deterioro de la tierra en la cual son sembradas, eso sumado con una variación climática extrema en donde ya no hay balance y donde los días son muy secos o muy húmedos básicamente nos deja en un punto crítico, pero ahí no se detiene el problema, no sólo es que hay menos producto, sino que también hay un problema en la distribución del alimento en sí, como todo el mercado está enfocado hacia los países que pueden comprar; ósea los países ricos, los precios de la comida son  demasiado altos para los países con menos poder capital. Igualmente, hablemos sobre el impacto del cambio climático en los animales con más profundidad, las aves migratorias están llegando a destiempo a sus otros lugares de habitamiento; también están poniendo a destiempo sus huevos lo cual podría significar pérdidas grandes para las especies si no hay comida y en general las aves se están yendo hacia los extremos norte y sur por las altas temperaturas, otras varias especies con ciclos migratorios en África encuentran su camino bloqueado por cercas y ciudades que se están estableciendo en medio y esto afecta los ciclos de comida de los depredadores; y en el mar, si siquiera hay un incremento de 50 centímetros en la altura del mar podía hacer que muchas tortugas perdieran los lugares donde desovar. Y aun así los humanos nos mantenemos indecisos, suicidas, pensando si valdrá la pena salvar al mundo o si mejor será seguir viviendo su vida de excesos, ¿quién lo sabrá? Definitivamente ellos no, nadie, ni yo; pero si lo sabemos, la respuesta es que tenemos que hacer algo, la verdad no se qué hacer para generar cambio, ¿acaso necesitamos mártires que sacrifiquen su vida para que nos demos cuenta de que tenemos que hacer algo? ¿Qué no ya hay millones de personas que están muriendo por nuestra misma actitud egoísta y nuestra inercia de ser consumidores?, nuestras acciones que consideramos inconsecuentes en realidad nos hacen directamente responsables de todo este caos y desbalance y no es meramente el consumo interminable, sino también lo que estos productos generan, los automóviles generan dióxido de carbono que a su vez genera el efecto invernadero, la industria textil envenena los ríos y otras grandes masas de agua con sus colorantes igual que la industria petrolera con sus múltiples derrames y otros tropiezos además de las grandes corporaciones que evaden las pocas leyes sensibles respecto a este tema para generar más dinero para sí mismas, es el colmo, pero no podemos parar, la conciencia parece inexistente y eso es en verdad triste, es triste saber que haces algo mal y seguir haciéndolo porque estas acostumbrado, necesitamos valor, necesitamos cambiar, ¿pero qué voy a saber yo? Solo soy un niño mimado que, igual que todos ustedes no tiene ganas de cambiar, que está muy cómodo viviendo en su burbuja; sólo que a veces, muy a veces, entreabro un poquito los ojos y dejo que la luz de la realidad me deslumbre, y después me asusto y cierro los ojos, los aprieto muy fuerte y espero que la imagen de la luz desaparezca de mi mente.

Pero no puede seguir siendo así.

Colegio Madrid A. C. (México)
Santiago de Teresa Bernal
4° ESO 

Publicado en Relatos | Etiquetado | Deixa un comentario

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *