Logo Congreso

Equinoccio humano

El Calentamiento Global es un tema que nos concierne a todos, tanto como habitantes del Planeta Tierra así como comunidad que trabaja en equipo y cooperación con sus iguales. Como Ser Humano debemos tomar la responsabilidad que tenemos ante la situación a la que hemos expuesto a todo ser vivo, cambiando su hábitat, alimentación y por ende la forma en la que vive y se desarrolla en su medio. Con esta situación hemos empujado al Planeta Tierra a una época de caos y terror, en la que los cambios de temperatura se han visto afectados debido al cambio de las corrientes marinas frías-cálidas convergentes.
Así mismo, mi objetivo es concienciar al lector en cuanto al daño causado por las acciones del mismo, siendo éstas la combustión excesiva de materia orgánica. Éste poema trata sobre el posible futuro que algún día tendremos que afrontar, teniendo que aceptar el hecho de que cuando llegue el momento de pedir perdón, tal vez sea muy tarde.

Equinoccio humano

Cuando nos tomemos de los pies y la cabeza
y no miremos más que un pájaro y hambruna;
Cuando nos atemos las manos
y bebamos agua rosa quema bocas;
Cuando decidamos abrir los ojos
y mantener palabra en alto con mueca enardecida,
quizás veamos más que una parvada encaminada a la furia;
Cuando toquemos mano humana
y dedo corazón;
cuando amemos y no destruya pie en punta
y choque con emoción,
será el día en que los lobos aúllen con más fuerza,
día en que venados y marsupiales toquen cuerpo en llamas y gatillo a pulso,
o quizás sólo sea
el puro y desquiciado momento de reflexión.

Y se preguntarán sobre el cielo azul
y lo tenue del amarillo radiante de la esfera
extraterrestre.
Voltearán a las alturas después de haber olvidado los trazos negros de grafito y llanto,
porque se preguntarán qué pasó.
Y les diremos que fuimos raza en huida impune, tras convertir
en desierto oscuro
toda la pasión y la evolución.

Se nos dará carta en mano
y fuego sin comprensión,
no sólo por haber robado suelo,
pero a nuestra madre sin sucesor.

Se nos acabó el tiempo.
Se nos ha llenado el estómago
tras un mundo que glotón tragó.

Nos responderemos
cuando pongamos un alto al fuego
con una mano sobre el cañón
y otra junto a este roto corazón.
Aclamaremos este tierra como nuestra
y ríos caerán desde el caudal más dañanado.
Agua correrá por infintos pares de lagunillas dislocadas.

Colegio Madrid (México) 
2° Bachillerato 

Lara Elizarrarás Botello

Publicado en Poesía | Etiquetado | Deixa un comentario

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *